Procreación, pensamiento, lenguaje y replicantes | Parte Tres

Tenis, Cine y Rock & Roll

Procreación, pensamiento, lenguaje y replicantes | Parte Tres

Por: Óscar Rodríguez Gómez*

Según Burroughs, el ser humano está alienado por el lenguaje. Considera que las normas gramaticales y sintácticas que caracterizan el uso de la lengua son, en conjunto, un parásito, un virus que ha elegido nuestras mentes como hábitat. El problema se complica porque los seres humanos infectados no saben que lo están. Para Burroughs, la auténtica revolución no es de índole social, sino mental. Deshacerse del “virus lenguaje” es el primer paso.

San Luis Al Instante.- ¿Sueñan LAS androides con bebés digitalizados? Esta paráfrasis del escritor Philip K. Dick, inspirador oficial del guion de Blade Runnner 1982 a través de su cuento ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (1968), intentaría el primordial indicio del “gran misterio” que se devela treinta años después con Blade Runner 2049. Un secreto que poco tiene que ver con el intraducible término de los cazarreplicantes, pero que puede llevar al fondo del asunto.

¿A quién sino a William S. Burroughs pudo ocurrírsele semejante apelativo que trascendería hasta el siglo XXI? Porque Philip K. Dick creyó haber agradecido a los herederos del polémico autor “el préstamo” del concepto del cuento en que basa el suyo, el que a su vez se lleva Hampton Fancher para construirle el guion a Ridley Scott. Blade Runner, título de una obra menor, se convierte en protagonista de otro cuento más accesible -Burroughs fue el más excesivo de SU generación beat, a la que desairaba- y finalmente es resemantizado para consolidar el primer film que trasciende dos siglos…por la profundidad de sus reflexiones.

El virus de la mente

Según Burroughs, el ser humano está alienado por el lenguaje. Considera que las normas gramaticales y sintácticas que caracterizan el uso de la lengua son, en conjunto, un parásito, un virus que ha elegido nuestras mentes como hábitat. El problema se complica porque los seres humanos infectados no saben que lo están. Para Burroughs, la auténtica revolución no es de índole social, sino mental. Deshacerse del “virus lenguaje” es el primer paso.

La guerra contra este virus establece una continuidad en gran parte de su obra, donde los protagonistas (humanos, extraterrestres, seres inorgánicos, demonios) están claramente de un bando o de otro y se enfrentan violentamente, sin reglas de ningún tipo. Los esfuerzos de este autor por trascender las reglas del lenguaje consiguen finalmente destruir esa tiranía inherente, de tal manera que Burroughs consigue expresar imágenes y mundos como nadie había podido antes.

Más allá de las letras y la fantasía, la ciencia del ruso Lev Vygotsky llegó a la conclusión de que el pensamiento y el habla tienen diferentes raíces genéticas; que el pensamiento y el lenguaje se desarrollan de manera diferente y funcionan por separado. El pensamiento y la palabra no están conectados por un enlace primario. Se desarrollan de forma independiente, y no hay una correlación constante entre ellos. Sin embargo, en los seres humanos existe una estrecha correspondencia entre ellos. Sólo en los humanos. ¿Cómo es entonces -de nuevo en la fantasía futurista- esa conexión en los replicantes?

Lengua y pensamiento científico

Dado que la relación entre el pensamiento y el habla es siempre cambiante, su progreso no se ejecuta en paralelo. En el humano, antes de los dos años de edad, el desarrollo del pensamiento y el habla están separados. Se funden y se unen a esa edad para iniciar una nueva forma. El pensamiento se vuelve verbal y el lenguaje se convierte en racional. El Discurso sirve al intelecto en forma de pensamientos que se hablan y, por último, el entorno social es básico para el desarrollo cognitivo, ya que puede acelerar o desacelerar el desarrollo de las múltiples funciones del lenguaje.

La principal de éstas: ser una herramienta para organizar el pensamiento, ya que lleva los conceptos hechos inteligibles en la comunicación. Expresión comunicativa y egocéntrica son actos sociales con diferentes funciones. Según la investigación de Vygotsky, el lenguaje se desarrolla por primera vez con el lenguaje externo comunicativo/social, pasa entonces al habla egocéntrica para llegar, finalmente, al habla interior.

En el primer gran clásico del cine posmoderno, Ridley Scott propone que, gracias al uso del lenguaje, Rick Deckart en 2019 tenía un pensamiento claro, con el que revelaba la vacua vitalidad de los replicantes destinados al fracaso en su búsqueda de una utopía. Porque lo asequible era la distopía de vivir sin recuerdos y en conflicto ante su ineludible existencia con fecha de caducidad.

El tema del lenguaje y el pensamiento paranoico expresado en el cuento de Dick, tuvo en su derivadisimo film una equivalencia en imágenes: un futuro post apocalíptico lleno de luces de neón, contaminación y violencia. ¿Qué es real y qué es falso en un intenso realismo virtual y sintético?

Ahora, 35 años después, la pregunta prevalece y Denis Villeneuve toma la estafeta del futurista universo significativo, a partir de su aprendizaje en su obra más importante hasta el momento, “The Arrival” (2016), donde mientras la inteligencia combate entre sí sobre la supremacía de la lengua sobre el pensamiento científico, los “llegados” de otro mundo se esfuerzan por mostrar a la humanidad un diferente y revolucionario modo de comunicación.

(Continuará)…

* Óscar Rodríguez Gómez es candidato doctoral por la Universidad Nova de Florida, EE.UU. Maestro en educación con Especialidad en Desarrollo Cognitivo por el ITESM. Licenciado en Comunicación por la Universidad Autónoma Metropolitana. Pionero en San Luis Potosí de la difusión de música rock en radio y TV., y de su crítica en periódicos. Hermeneuta del cine.

Más del mismo artículo:

Procreación y replicantes | Parte dos

La procreación, última broma replicante en Blade Runner 2049 | Parte uno

Please follow and like us:
0
, , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas